Autores

Lamazares, Antón (1954 - )

Figura imprescindible en el panorama de la pintura actual española, Antón Lamazares Silva nace en la localidad de Maceira, Lalín (Pontevedra), en 1954. De libre formación plástica, Lamazares es becado, entre los años 1976 y 1978 por la Diputación de Pontevedra y el Ayuntamiento de Lalín, y dos años más tarde es apoyado por el Ministerio de Cultura, colaborando en el impulso de su imparable expansión plástica. Sus primeras apariciones publicas se producen en las Exposiciones de la Plaza de la Princesa, auspiciadas por el Ayuntamiento de Vigo, a mediados de los setenta, en las que comenzaba a forjarse el Grupo Atlántica, un colectivo que reivindicaba una nueva reflexión actualizada del arte gallego, lejos ya de las vanguardias históricas, y su expansión de acuerdo a los nuevos conceptos artísticos de carácter universalista. Consolidado ya el grupo, en 1980 Lamazares participa en sus exposiciones más emblemáticas, como son las de Atlántica (1980), Baiona(1980), Atlántica(1981) y Madrid(1981). Reconocida ya su relevancia en el panorama artístico que surgía en la década de los ochenta, Lamazares comienza a trabajar con diversas galerías nacionales enmarcadas en las nuevas propuestas del arte contemporáneo de la década. Su trayectoria se inicia inmersa en una figuración de naturaleza expresionista, proyectada en unas obras de fuerte carácter narrativo e irónico, habitadas por unos seres grotescos, en ocasiones dramáticos, que fueron evolucionando hacia una esencialización más profunda de las formas, en una pintura más flemática y reflexiva, que desembocará, finalmente, en un informalismo dominado por el tratamiento de la materia y el empleo de materiales residuales.

Obras

Gracias Vagabundas
Matón Kiki
Dulce amor

Gracias Vagabundas (1994)

Mixta sobre cartón

100 x 100 cm

Partiendo de un soporte configurado con una elemental estructura de madera cuadrangular, unos retales de cartón acanalado y unas rudas cuerdas de embalaje, Lamazares desarrolla un paisaje de colores, luces y reflejos vertebrado fundamentalmente por la excitación cromática y la visceralidad en la aplicación de unas gruesas veladuras notoriamente impactantes. La obra sobrepasa los límites físicos del soporte, proyectándose indefinidamente hacia el exterior, planteando una noción del espacio pictórico muy alejada de los patrones convencionales La heterodoxia en el empleo de los materiales es una constante en la obra de Lamazares. Materiales humildes y de deshecho con los que el pintor intenta acercarse más a la vida real, que significan una base de apoyo, física y espiritualmente, sobre la que comenzar a trabajar sus obras. En Gracias vagabundas de Mayo, el autor configura una epidermis textural dominada por los fragmentos irregulares y ondeantes de los cartones del soporte, cosidos con cuerdas de nudos deshilachados, oquedades y puntas de clavos sobre los que va depositando capas pictóricas compuestas por pigmentos y barnices industriales de aspecto esmaltado, brochazos gruesos en espiral, goterones y amplias manchas de betunes que conforman unas capas vibrantes y brillantes. El espesor adquirido por esa superposición de estratos, unido a la deliberada corpulencia y tosquedad del soporte, confiere a la obra un cierto carácter tridimensional.La obra atrapa al espectador por su libertad gestual, por el salvaje tratamiento de la materia, por la excitación cromática, por su entusiasta fantasía, por su capacidad de estimulación óptica y, esencialmente, por la fuerza vital que desprende.

Matón Kiki (1986)

Mixta sobre madera

250 x 250 cm

El valor de muchas obras de arte contemporáneo está condicionado por el discurso que las acompaña. Actualmente, este hecho puede llegar a unos extremos que se diría que la función de las propias obras es acompañar larguísimas disertaciones de autor. En otros casos, entre los que sin duda se encuentra Lamazares, el espectador agradece descubrirse ante obras llenas de historias que, no obstante, no necesitan ser contadas. Solo es necesario que el observador se abandone libremente a su propia voluntad y a la impresión que le provoca la obra. Cuando esto se hace, se produce entonces la magia del arte: el despertar de los sentimientos y la movilización de los sentidos. La concepción y el nacimiento de la obra de un pintor ha de producirse en su alma. Sin emoción no hay arte, y en Lamazares hay pasión. De esta manera, la obra, porque ha nacido de una pulsión vital y anímica, puede transmitirnos esa agitación sensorial. La obra esta compuesta por dos tableros irregulares y visiblemente claveteadas a una estructura de maderos en cruz, prolongando la conceptualidad del arte pobre surgido en la década de los 60 que subraya que los materiales importan menos que las ideas. La línea de contacto de las dos maderas hace de horizonte en la composición, jugando a otorgarle un cierto aspecto de composición espacial tradicional: plano próximo, línea del horizonte y plano de lejanía, compuesto a su vez por unos nubarrones atravesados por un gran rayo de luz. Todo es un juego de aprovechamiento de las manchas y dibujos formados fortuitamente en la madera. La escasez de trazos y la ingravidez atmosférica, la imaginación, la grandiosidad del formato, la concesión al humor y la extremada sensibilidad que desprende la obra, la convierten en un deleite para los sentimientos y los sentidos.

Exposiciones:

  • Un saco de pan duro. Sala de exposiciones Estación Marítima de A Coruña, 2001(cat. repr. color p.16)
  • Itinerarios artísticos, Museo do Pobo Galego, Santiago ;Museo BBAA, Pontevedra; Centro Cultural Diputación de Ourense; Diputación Provincial de Lugo.  FMJJ, 2006 (cat. repr. color p. 181)
  • El Espejo Que Huye. Obras Colección FMJJ; Centro Cultural Palacio Revillagigedo, FMJJ-Cajastur, Gijón, 2009 (cat. repr. color p. 33)
  • Garabatos y dibujos infantiles: una aproximación diferente a nuestra colección de arte. Ed. Fundación María José Jove, A Coruña, 2010. Cat. Il. color, pag, 110

 

 

Dulce amor (1983)

Mixta sobre cartón

111 x 115 cm

Según la apreciación de Rafael Pérez Hernando Dulce amor es la obra que representa la sutil transición estética experimentada por Lamazares en 1983 y suscitada por la estrecha relación que en esa época mantiene con el pintor Alfonso Fraile (1930-1988), con quien mantenía constantes encuentros que paulatinamente fueron filtrándose por los sentidos todavía selváticos de Lamazares. Uno de los cambios que se aprecia en la obra de esta época radica en la matización de los colores, que pasan de la gran intensidad y pureza de los primeros años ochenta al atemperamento de los mismos. Dulce amor es un hermoso título para una bella obra. Desde sus inicios, Lamazares había desarrollado un lenguaje plástico basado en la deliberada puerilidad y en el garabato, así como en la materia bruta para volver a los orígenes del arte. La figura humana, de contornos y trazos elementales se sintetizaba en un grotesco monigote. Dubuffet decía lo siguiente. "Todos somos pintores. Pintar, es como hablar o andar. Al hombre le es tan natural emborronar cualquier superficie que tenga a mano, embadurnar cualquier imagen, como le es hablar". Pérez Hernando, copartícipe de aquellos fructíferos encuentros Lamazares-Fraile, explica con suficiente acierto sus ideas acerca de esa mutación: “... Ese cambio levísimo, en la piel del dibujo, en la hondura, en lo apenas, en lo fundamental, venía dado por el sentimiento y la mirada a la forma de mirar y de sentir de un pintor por muchas circunstancias cercano: Alfonso Fraile..... Tal influencia rebajó parte de lo que Chaissac y su idea de lo brut, de lo espontáneo, le hubieran inspirado, y le incorporaron una noción más sentida de lo esencial, de ir a lo sustantivo en la expresión y en la estructura del dibujo, y aun del color, y en algún especto de la materia. Una piedra preciosa necesita siempre la mejor talla. Y Antón Lamazares, que venía de Klee, y por Miró y por Giacometti, de los universos sin aspaviento, con la acción y la comunión benéfica del amigo, fue enriqueciendo su universo, desnudándolo, haciéndolo más habitable, más respirable...

Exposiciones:

  • Dulce amor. Antón Lamazares; Gal.Rafael Pérez Hernando, Ctro. Cultural de la Volla, Madrid; Artexpo, Barcelona,  1997

Literatura:

  • Miguel Logroño, Rafael Pérez Hernando, Antón Lamazares (1981-1983), Madrid, 1997 (rep. p. 48-52)
  • Catálogo "15 Cuentos Breves y Extraordinarios. Arte contemporáneo Fundación María José Jove" Marta García-Fajardo. Edita Fundación María José Jove, A Coruña, 2013 (color, pág    )