Autores

Chillida, Eduardo (1924 - 2002)

Debido a una rotura de la rodilla siendo futbolista de la Real Sociedad de Fútbol Chillida se quita los guantes de portero para desnudar sus manos, moldear volúmenes y buscar espacios, culminando así su intensa vocación artística. Sus primeros dibujos los realiza en el Círculo de Bellas Artes de Madrid después de abandonar la carrera de Arquitectura. Están hechos con la mano izquierda a pesar de ser diestro, para, según él, no condicionar la resolución figurativa a la habilidad física. Sin embargo no será hasta su llegada a París cuando realice sus primeras esculturas en yeso, tal vez influenciado por las formas arcaicas de la escultura griega en el Museo del Louvre. Su extensísimo trabajo- en madera, mármol, alabastro, cemento, terracota y sobre todo hierro- dialoga con el entorno y los espacios abiertos, hasta convertirse en ocasiones en auténticos emblemas urbanos. Chillida recibió infinidad de condecoraciones a lo largo de su vida y es sobre todo a partir de los años 80 cuando su obra alcanza un merecido reconocimiento nacional e internacional. A pesar de todo ello hasta sus últimos días se siguió definiendo como “un solitario, un solitario con Pili”, su mujer, que tanto le ayudó a culminar en 2000 el gran sueño de inaugurar el Chillida-Leku, en Hernani, un gran museo antológico de su obra al aire libre.

Obras

Desnudo

Desnudo (1948)

Lápiz sobre papel

36 x 25 cm

En el papel se tocan las tres dimensiones”. El caluroso y temprano acogimiento de la crítica a la escultura de Chillida hace olvidar en ocasiones la otra vertiente, igual de importante en su trabajo, de dibujante y grabador, disciplinas que cultivó constantemente a lo largo de toda su trayectoria artística. Pero tanto el arte gráfico como la escultura de Chillida pertenecen, en el fondo, al mismo universo de formas inconfundibles.Sus primeros coqueteos con el dibujo al natural se producen durante su estancia en Madrid, a donde llega en 1947. Al año siguiente se traslada a París, coincidiendo con Sempere, Guerrero y Palazuelo, donde vive una etapa crucial de búsqueda de sí mismo y orientación de su evolución artística. De aquel momento data el presente dibujo, una figura femenina que evidencia el interés de Chillida hacia los volúmenes y en la que fácilmente se pueden interpretar los primerísimos rasgos de su escultura. Igual que sus frecuentes dibujos de manos –con la mano izquierda se pintaba la derecha, a pesar de ser diestro para, según él, no condicionar la resolución figurativa a la habilidad física- se percibe la proyección gestual y el trazo limpio de sus dibujos. Se aprecia ya la tendencia al bloque, la forma contundente y gruesa que tanto va a influir posteriormente en el informalismo de la pintura vasca. El interés de Chillida se basa en la búsqueda de una forma autónoma que limita el espacio del papel, determinando áreas que quedan encerradas dentro de esas líneas o excluidas de ellas.

Exposiciones:
    * Galería Maeght, París
    * Eduardo Chillida, Galería Colon XVI, Bilbao, 2003 (repr. color p.17)
    * Eduardo Chillida, Galería G. de Osma, Bilbao, 2004 (repr. color)

Literatura:
    * Catálogo Exposición “ Chillida “, Galería Colon XVI, Bilbao;  Galería Guillermo de Osma, Madrid, 2003-2004
    * Werner Schmalenbach, Eduardo Chilida, Dibujos–Volumen I: Desnudos, 1948 – 1951,  Ediciones Polígrafa, 1979 (repr. p. 13)

* QUÉ HACE ESTO AQUÍ? Arte Contemporáneo de la Fundación María José Jove en el Museo Lázaro Galdiano. Sede exposición: Museo Lázaro Galdiano, Madrid, Abril-Junio 2011. Cát.Il. Color

* Estrella de Diego, Marta García-Fajardo, Amparo López Redondo. Cat. QUÉ HACE ESTO AQUÍ? Arte Contemporáneo de la Fundación María José Jove en el Museo Lázaro Galdiano. Ed. Fundación María José Jove, A Coruña 2011. Il. Color