Autores

Correa Corredoira, Xavier (1952 - )

Nacido en La Coruña, en 1952, Xavier Correa Corredoira es, ante todo, un pintor hecho a sí mismo. Su maduración artística y vital esta sostenida por una noble dedicación a las humanidades y una confianza apasionada y sincera hacia lo artístico, entendido como una fórmula que, frente al automatismo deshumanizado, busca el reencuentro con lo bello y lo racional. Junto a otros artistas coruñeses con inquietudes comunes de la década de los setenta, Correa Corredoira inicia su andadura artística ligado a la agrupación La Galga: un colectivo artístico que, partiendo de una actitud crítica y comprometida, se gesta con el afán de modernizar y liberalizar el arte de aquel momento. A principios de la década de los ochenta, Correa Corredoira se integra en la creación del colectivo Atlántica, con el que participa en las célebres muestras de Baiona, Madrid, Salvaterra de Miño y Compostela. Artista inquieto y capaz, Corredoira experimenta con diversas disciplinas artísticas como la escultura, cerámica, mural, pintura de caballete ó grabado. Esta última, perfeccionada gracias a una beca concedida por el Ministerio de Cultura que le permite disfrutar de una lucrativa estancia de un año en México.Ya en la década de los ochenta constituye, junto a otros artistas coruñeses, la emblemática asociación local GrupOrzán, fundamentada en una voluntad democratizadora del mercado artístico. Con este colectivo participa en la edición de ARCO 87, y en años sucesivos con otras galerías de Madrid y Santiago. El arte de Correa Corredoira podría definirse como universal. Sus obras son referencias constantes a la naturaleza, a la literatura y al propio subconsciente, reflejadas en unas obras que, partiendo de una sinopsis formal y cromática, son interpretadas con un lenguaje neofigurativo animado por un expresionismo sin estridencias y una fuerte carga de sensibilidad. En los últimos años dedica gran parte de su trabajo a la escultura y a grandes composiciones cerámicas en espacios abiertos, como medios de vinculación más directa con la propia vida.

Obras

Arco de Silos
Ciprés de Silos
Orzán Oeste

Arco de Silos (1992)

Óleo sobre lienzo

65 x 55 cm

A principios de la década de los noventa, a su paso por el Monasterio de Santo Domingo de Silos, en la provincia de Burgos, Correa Corredoira se queda impresionado por la espiritualizada belleza románica que esconde el interior del monasterio, impregnándose él mismo de esa aureola magnética de inmaterialidad. Realiza entonces algunos cuadros de diferentes rincones del lugar, como este arco del claustro, tomado desde un primer plano, por el que se deja ver un ciprés del exterior. Estructuralmente, la obra es de una sobriedad extrema, como tal es la gama cromática utilizada, parca y templada, a partir de colores que hacen referencia a la propia tierra. En un ejercicio de sinopsis, Corredoira transforma la multitud de formas y colores reales en unos cuantos trazos dispuestos con espontaneidad y entusiasmo. Son pinceladas gruesas, cargadas de materia, donde poco o nada importan los juegos de luces, sombras o volúmenes, sino el ritmo de la propia pincelada, convirtiendo la obra en una estructura fundamentalmente visual, pero sobre todo, en un ejercicio de espiritualización del entorno al que hace referencia.

Ciprés de Silos (1992)

Óleo sobre lienzo

65 x 55 cm

A principios de la década de los noventa, con motivo de una estancia en el Monasterio de Santo Domingo de Silos, Correa Corredoira pinta algunos lienzos de diversos escenarios monásticos, como este fragmento del claustro que, con sus majestuosos muros y su fuente eterna, da la impresión de haberse empequeñecido por el gran ciprés que se eleva sobre las arquitecturas como un gigante verde. La resolución estructural de la obra presenta un gran interés. La escena, dispuesta en la parte central del lienzo, deja caer su peso en la silueta del arco del borde izquierdo, mientras que en el derecho, libre de delimitaciones, se sugiere la continuidad de las líneas arquitectónicas. Existe un gran contraste entre el tratamiento textural dado al cielo, de carácter aterciopelado, y el aplicado al árbol y a las arquitecturas, de pinceladas espesas y duras, como si con ello se quisiera potenciar la bravura de los muros. El soporte de la obra consiste en una sábana vieja de pequeños lunares azules que se ha adherido a otra tela de lino, visible tan sólo a través de varias perforaciones que presenta la sábana. Digamos que el lino hace de soporte técnico y la sabana de soporte simbólico, aludiendo al Arte Povera por el que Corredoira se ha sentido siempre atraído, y que en esta ocasión adquiere más trascendencia por tratar un tema que, intrínsecamente, esta aludiendo a la espiritualidad.

Orzán Oeste (1993)

Óleo sobre tablex

83 x 203 cm

Pintar el interior del propio taller es un acto de sublimación de lo doméstico, de valoración de lo más íntimo y de las pequeñas cosas. El taller de Correo Corredoira estaba ubicado en la emblemática calle coruñesa del Orzán, que da título a la obra. En la composición se representan diferentes utensilios del artista. Los objetos del primer plano, directamente sobre el borde inferior del espacio, reposan sobre una mesa que no se ha representado, solo se supone. Realmente es la línea diagonal del borde de la mesa, situada a la izquierda de la composición, la que establece la lógica espacial, ya que es difícil hallar un esquema organizativo en un conjunto espacial que no se reparte en planos diferenciados, sino que los elementos se superponen diferenciándose por medio de la luz y el color. A la izquierda, como un símbolo, el pintor ha colocado unas paletas de pintor pobladas de vivos colores que nada tienen que ver con los empleados en el escenario pintado. Todos los elementos se interaccionan y superponen, siendo necesarios en la estructura global, consiguiendo un efecto final muy sugerente. La obra, que recuerda las composiciones barrocas de cierto horror vacui, es un permanente juego de fusiones entre las formas cerradas y abiertas, líneas rectas y curvas, colores fríos y calientes.

EXPOSICIONES:

"15 Cuentos Breves y Extraordinarios. Arte contemporáneo Fundación María José Jove" Marta García-Fajardo. Fundación María José Jove, A Coruña; Casa das Artes, Vigo; Centro Cultural Diputación Ourense; Auditorio de Galicia, Santiago. Octubre 2012- septiembre2013

LITERATURA:

Cat. exposición 80 años/800 artistas coruñeses. Ed. FMJJ, dic. 2008 (ilustrado)

Catálogo "15 Cuentos Breves y Extraordinarios. Arte contemporáneo Fundación María José Jove" Marta García-Fajardo. Edita Fundación María José Jove, A Coruña, 2013 (color, pág  44  )