La Fundación María José Jove financia un proyecto de investigación del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago