La Fundación María José Jove pone en marcha un programa pionero sobre educación de las emociones