Proyecto Venus de terapias asistidas y acompañamiento con animales para menores por violencia de género


La Fundación María José Jove y APICO (Asociación pola Igualdade e a Coeducación), han firmado un convenio de colaboración para llevar a cabo un programa de acompañamiento en los juzgados de Betanzos (A Coruña) con perros de terapia para menores víctimas de violencia de género. Este acompañamiento se completa con un programa más amplio de terapia asistida con animales, destinado a incrementar las posibilidades de superación emocional de la violencia de género en los menores. La iniciativa es pionera en España y el 24 de noviembre de 2020 se han sumado a ella los ayuntamientos de Cambre y Miño.

Los objetivos de este programa son:

Terapias Asistidas para menores VVG con acompañamiento de animales:

  • Incrementar las posibilidades de superación emocional de la violencia de género en los menores (VVG).
  • Mejora de autoestima, confianza, seguridad y autopercepción de los menores.
  • El aumento del control y la tolerancia a la frustración.
  • El fomento de la empatía, aprendizaje, reeducación y responsabilidad.
  • Complementar su capacitación en el ámbito de la igualdad.

Terapias con menores VVG en los Juzgados de Betanzos:

  • Desarrollar un proyecto pionero que mejore las condiciones en las que un menor accede a un juzgado, reduciendo el estrés y la ansiedad en el momento que tienen que ir a declarar.
  • Incrementar las posibilidades de superación emocional de la violencia de género en los menores.
  • Realizar un proyecto colaborativo en el que participen diferentes organizaciones sociales, se optimicen recursos y se maximicen los resultados.

Las terapias se están llevando a cabo en el Área Metropolitana de A Coruña, Betanzos y Curtis, siendo beneficiarios de ellas los menores que hayan sufrido episodios violencia de género en el seno de sus familias y podrán acceder al servicio a través del CIM de Curtis, Asociación Mirabel o la Guardia Civil de Betanzos.

El día 27 de noviembre de 2020 se han sumado al Proyecto Venus los ayuntamientos de Cambre y Miño. En el marco de su colaboración, ambos cederán un local en sus respectivos municipios en donde se desarrollarán las sesiones con menores del municipio víctimas de violencia de género.

Tras algo más de un año de andadura de este proyecto, han sido atendidos 42 menores de entre tres y trece años de edad. Los principales beneficios que han obtenido los participantes, ha sido una reducción de la ansiedad y una mejora de la autoestima, así como una mayor seguridad en sí mismos y un incremento de la superación emocional a la hora de la declaración judicial cuando van acompañados por el perro de terapia, lo que constata la capacidad de estos últimos en las terapias conjuntas.

Venus recibe su nombre de la perrita de aguas Venus, fallecida recientemente y la primera en desarrollar este programa.