La Fundación María José Jove y de Montegatto impulsan un programa de ocio saludable para niños con diversidad funcional a través de perros

La Fundación María José Jove y el Centro Canino De Montegatto están llevando a cabo OCUCANDO, un programa de ocio saludable para niños con diversidad funcional. Se trata de una experiencia pionera en torno a la actividad física, psicomotriz, sensorial y de integración para el niño a través de la relación lúdica con el perro. El programa es totalmente gratuito.

OCUCANDO está pensando para niños de entre 5 y 8 años y adolescentes entre 12 y 15 con diversidad funcional y el objetivo es fomentar en el usuario el desempeño autónomo de las habilidades de aprendizaje y adquisición de un concepto de ocio saludable. Para ello se desarrolla un programa semanal de actividades con objetivos de prevención y mejora específicas, adaptadas a cada niño y su situación, en las que se utiliza el ocio, la música, ejercicios de psicomotricidad y la relación con los perros como elementos motivacionales. Con ello no sólo se promueven hábitos de vida saludables para sus actividades cotidianas en la infancia (como por ejemplo integración de la actividad física en la rutina, integración del esquema corporal, o incremento de la calidad de vida, entre otros) sino que también se genera un espacio lúdico, de interacción y de cooperación, que promueve la integración entre iguales, con los animales y con los adultos responsables.

El programa está actualmente en marcha con un grupo de 7 niños y 2 adolescentes de diferentes entidades y es que para que los participantes vean realmente beneficios, previamente un comité técnico de terapia ocupacional y otros profesionales ha estudiado en detalle la historia personal del usuario, se ha realizado una entrevista a la familia, diseñando un plan de actividades específico y, tras cada sesión, se hace un registro diario.

En las sesiones están siempre Fusco, de raza can de palleiro, Marrón, un labrado retriever y Venus, un perro de agua. Se trata de tres canes que han sido entrenados como perros de terapia y asistencia. Tienen una amplia experiencia y poseen la capacidad de motivar e inspirar a los niños para que emprendan actividades constructivas, de comunicación, sociales y afectivas; a la par que ayudan a crear un clima de calma que puede propiciar el establecer una relación social positiva del niño con su entorno.

Dirigida por profesionales especializados y con los perros como grandes protagonistas, la actividad se desarrolla en la sede de la Fundación María José Jove todos los lunes por la tarde hasta el 11 de abril.  Tras esta primera fase, habrá un segundo grupo del 18 de abril al 13 de junio y un tercero del 30 de octubre al 12 de diciembre.

Con este nuevo programa, la Fundación María José Jove y DeMontegatto buscan:

  • Facilitar a los niños experiencias psicomotrices, de ocio y afectivas.
  • Promover situaciones educativas mediante el adiestramiento y juego con el perro. Esto a su vez se utiliza para potenciar el desarrollo intelectual y social de los niños.
  • Desarrollar actitudes de tolerancia y respeto a través del juego con el perro.
  • Contribuir al fomento de las habilidades psicosociales, habilidades de comunicación verbal, habilidades de comunicación no verbal y expresión de sentimientos.

Antecedentes

Se trata del tercer trabajo conjunto que impulsan estas entidades. Y es que la Fundación María José Jove y el Centro Canino De Montegatto trabajan desde 2013 en un proyecto de investigación denominado “La Terapia Asistida con Animales de Compañía (TAA) como apoyo en las habilidades psicosociales en colectivos con/o en riesgo de discapacidad”. El estudio pretende conocer si el uso del perro en la realización de las sesiones de TAA en personas con daño cerebral, discapacidad intelectual y víctimas de la violencia de género, les ayuda a mejorar las capacidades cognitivas, actividades de la vida diaria, socialización y habilidades psicosociales.

Además, la semana pasada se presentó el proyecto piloto que la fundación y el centro canino han puesto en marcha en el Hospital Teresa Herrera. Se trata de un programa pionero en Galicia, en el que perros de terapia actuarán como facilitadores terapéuticos en la Unidad de Rehabilitación Infantil y Atención Temprana del Hospital Teresa Herrera de A Coruña.  El objetivo del proyecto es conocer si la introducción de animales de terapia, en este caso perros, en la sala de espera de la Unidad de Rehabilitación Infantil y Atención Temprana, influye positivamente en las relaciones sociales, comunicativas y afectivas de los niños participantes. Para ello, se llevará a cabo un estudio de investigación con niños menores de 6 años, principalmente con autismo o parálisis cerebral, entre otros trastornos, que acuden con regularidad a la Unidad de Rehabilitación Infantil y Atención temprana del hospital Teresa Herrera de A Coruña.