Las Fundaciones María José Jove y Profesor Novoa Santos ponen en marcha un proyecto pionero en galicia de terapia con perros en el Hospital Teresa Herrera de A Coruña

La Fundación María José Jove, la Fundación Profesor Novoa Santos y el Centro Canino De Montegatto  llevarán a cabo un proyecto pionero en Galicia, en el que perros de terapia actuarán como facilitadores terapéuticos en la Unidad de Rehabilitación Infantil y Atención Temprana del Hospital Teresa Herrera de A Coruña. Se trata de la primera vez que se desarrolla en Galicia una iniciativa de estas características y la segunda en España; y es que nunca hasta ahora habían entrado perros en un centro hospitalario gallego.

“Los perros de terapia como facilitadores terapéuticos en la Unidad de Rehabilitación Infantil y Atención Temprana del Hospital Teresa Herrera (Chuac)” ha sido ha sido presentando esta mañana en el centro hospitalario por Felipa Jove, presidenta de la Fundación María José Jove; José Manuel Vázquez Rodríguez, director general del INIBIC; Patricia Rey Pérez, directora de la Fundación Profesor Novoa Santos; el Dr. Miguel Alonso Bidegain, jefe de la Unidad de Rehabilitación Infantil y Atención Temprana del Hospital Teresa Herrera A Coruña; Octavio Villazala, director del Centro Canino De Montegatto y técnico de terapia asistida, así como Adriana Ávila, coordinadora del programa y responsable de la Unidad de Investigación de Terapia Ocupacional de la UDC.

El objetivo del proyecto es conocer si la introducción de animales de terapia, en este caso perros, en la sala de espera de la Unidad de Rehabilitación Infantil y Atención Temprana, influye positivamente en las relaciones sociales, comunicativas y afectivas de los niños participantes. Para ello, se llevará a cabo un estudio de investigación con niños menores de 6 años, principalmente con autismo o parálisis cerebral, entre otros trastornos, que acuden con regularidad a la Unidad de Rehabilitación Infantil y Atención temprana del hospital Teresa Herrera de A Coruña.

Fusco, de raza can de palleiro, Marrón, un labrado retriever y Venus, un perro de agua, serán los tres perros con los que se trabajará en el hospital. Se trata de tres canes que han sido entrenados como perros de terapia y asistencia. Tienen una amplia experiencia y han superado una rigurosa evaluación de los criterios sanitarios, higiénicos y de obediencia por especialistas veterinarios homologados por la administración autónomica, que les permite pasar a formar parte del proceso terapéutico funcionando como co-terapeutas. En este sentido, poseen la capacidad de motivar e inspirar a los niños para que emprendan actividades constructivas, de comunicación, sociales y afectivas; a la par que ayudan a crear un clima de calma que puede propiciar el establecer una relación social positiva del niño con su entorno. Los perros estarán en todo momento acompañados por monitores especializados con titulación oficial en la materia.

En el estudio, que tiene una duración inicial de un año y es voluntario para las familias, se realizará primero una evaluación de la relación social del niño en la sala de espera sin que esté presente el animal y después se incorporará el perro. El programa, que contará con aproximadamente 100 sesiones de intervención, consta de dos sesiones semanales de dos horas de duración cada una y por supuesto no pretende sustituir en ningún momento las intervenciones a las que acude el niño, sino complementarlas en los períodos de espera. Por otro lado, el tiempo de interacción también dependerá del vínculo niño-perro, que se va creando a lo largo del tiempo.

Este proyecto ha sido aprobado por el Comité de Ética de la Investigación de A Coruña – Ferrol y nace con espíritu de continuidad.

Minimizar el impacto del hospital en los niños

Esta acción se enmarca dentro del convenio de colaboración de la Fundación María José Jove con la Fundación Profesor Novoa Santos destinado a mejorar la calidad de los servicios a través de la investigación e innovación enfocadas especialmente al área infantil. En este sentido y entre otras iniciativas, la Fundación María José Jove financia: el hogar de corazones, una beca en cardiologías congénitas, un programa de Telemedicina del Servicio de Cardiología Infantil, un Programa Educativo de Divulgación y Fomento de la Donación de Órganos y Tejidos y la Beca Ciberaula.

Beneficios de la Terapia Asistida con Animales

Las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA) pueden proporcionar numerosos beneficios a las personas en todas las etapas de la vida, desde niños hasta ancianos. Dentro de las IAA están las Terapia Asistida con Animales (TAA) entendiendo que las actividades son dirigidas por profesionales sociosanitarios con conocimientos especializados en estas intervenciones, en conjunto con los educadores caninos.

Actualmente, la comunidad médica y terapéutica conocedores de los beneficios que aportan los animales, (en especial los perros, como recurso terapéutico) está en contacto con organizaciones o entidades que incluyen la terapia asistida con animales para tratar a individuos y grupos específicos de la población mediante estas intervenciones. Los programas de TAA aplicados en la población infantil, pueden tener repercusiones favorables en la adquisición de las habilidades psicosociales necesarias para el desarrollo psíquico y social saludable del niño.

Antecedentes: terapia con animales

Se trata del segundo trabajo conjunto promovido por la Fundación María José Jove en el ámbito de la terapia con animales, si bien en estos momentos trabaja en un tercero que verá la luz próximamente. El primero es el proyecto de investigación denominado “La Terapia Asistida con Animales de Compañía (TAA) como apoyo en las habilidades psicosociales en colectivos con/o en riesgo de discapacidad”. El estudio pretende conocer si el uso del perro en la realización de las sesiones de TAA en enfermos con daño cerebral, discapacidad intelectual y víctimas de la violencia de género, les ayuda a mejorar las capacidades cognitivas, actividades de la vida diaria, socialización y habilidades psicosociales.