Autores

Barreiro Gómez, José (1940 - )

José Barreiro Gómez, nacido en Forcarei, Pontevedra, traslada desde muy joven su residencia a Vigo, donde se dedicará enteramente y de forma autodidacta a la práctica de la pintura. A los dieciocho años realiza su primera exposición en Pontevedra y poco tiempo después recibe sus primeros premios en certámenes provinciales de las ciudades de Vigo y Pontevedra.En 1963 se traslada a París, donde estudiará durante un año, a la vez que participa en diversas exposiciones en la capital francesa, Bélgica y Alemania. A su regreso a Vigo realiza una serie de murales compartiendo taller con Urbano Lugris, así como diversas muestras exitosas de su obra.A partir de entonces lleva a cabo una serie de interesantes exposiciones en diversas capitales latinoamericanas, donde deja, además, numerosa pintura mural. Participa en varias ocasiones en las Bienales de Pontevedra y exhibe parte de sus trabajos en diferentes ciudades españolas. Su obra cuelga en importantes museos y colecciones privadas.Partiendo de un sólido dibujo, la pintura de Barreiro se expresa con un lenguaje expresionista en el que, tras un proceso seriamente elaborado, va extirpando los elementos superfluos en favor de formas esquematizadas y coloridos intensos y excitantes.

Obras

Orquestina
Meninas

Orquestina (ca. 1990)

Acrílico sobre cartón

65 x 50 cm

Las series de músicos son uno de los temas favoritos en la producción de Barreiro. En cada obra aporta nuevas variaciones que las hacen exclusivas. En este caso nos presenta un trío con guitarra, acordeón y saxo, retratados frontalmente, en unas proporciones que desbordan los límites espaciales.Con un estimulante expresionismo formal, el autor va metamorfoseando la realidad hasta alcanzar la personal esquematización de unas formas a las que va aplicando colores atrevidos y estimulantes, superponiéndose unos a otros progresivamente, espesando la superficie pictórica y dotándola de un elocuente dinamismo. Esta sensación de movimiento viene, además, complementada por unos trazos libres y vigorosos, unas pinceladas directas y serpenteantes cargadas de materia. A la intensidad de los colores se sobreponen unos contornos negros de grafía gruesa y directa que provocan una sensación general de energía e incluso de cierta agresividad. El estímulo visual que produce en el espectador se complementa con un característico acabado superficial de aspecto esmaltado.

Meninas (ca. 1990)

Acrílico sobre cartón

34 x 26 cm

El pintor pontevedrés homenajea al gran Velázquez reinterpretando algunos de sus cuadros más ilustres, como estas Meninas, obra cumbre del maestro barroco, de la que Barreiro hace una versión subjetivada transformando líneas y colores hasta fusionar pasado y presente. El lenguaje del siglo de oro es llevado al lienzo en términos expresionistas. El pintor respeta, e incluso amplifica, las directrices barrocas en cuanto al cruce de diagonales o al golpe de luz que recae en primer plano, pero resuelve la composición con una dicción propia y una síntesis inteligente de las formas. La gama cromática es enérgica y atrevida. Las masas de colores están aplicadas con resolución y seguridad, pero al mismo tiempo con cuidado exquisito. Con frecuencia aplica los colores diluidos, en pinceladas semitransparentes que traslucen la tonalidad subyacente, formando veladuras que crean un efecto de gran riqueza y dinamismo.El característico resalte de los contornos y unas pinceladas gruesas y zigzagueantes, aplicadas con rotundidad, componen el armazón de una pintura en la que prevalecen los efectos ópticos.